miércoles, 4 de noviembre de 2009

Urnas

Las cárceles del alma no tienen barrotes de hierro, sino paredes de cristal traslúcido.