martes, 2 de junio de 2009

Confianza

Cuando nosotros apenas nos tomábamos de la mano, nuestras sombras ya habían intimado.

1 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Estoy pobre de adjetivos: excelente (ya lo dije antes pero que va).