martes, 24 de febrero de 2009

Sólo sueños

No eras tú. Era yo, que te soñaba.

5 comentarios:

Campanas de Belen dijo...

Imagina... un hombre viviendo feliz en un mundo donde nada es imposible y el siguiente instante es impredecible. Todo es mágico y lleno de aventuras, es por eso que valora tanto su existencia. Y entonces el soñador despierta... y el hombre feliz desaparece.

Campanas de Belen dijo...

pienso también en que a veces las personas no son lo que son sino lo que nosotros idealizamos, y se convierten en algo tan real (o tan poco real) como las personas que aparecen en nuestros sueños

Javi dijo...

Te doy la razón... en parte. Las personas sí son lo que son, en todo caso el error es nuestro al idealizarlas. Muchas veces somos incluso culpables de eso. Las personas tienen derecho a ser lo que son, y nadie está hecho intrínsecamente para satisfacer las espectativas de otros, sino para que los otros sepan descubrir sus verdaderas virtudes y valores.
Muchas veces nos sentimos defraudados con alguien, y entonces "esa persona no vale nada", cuando anteriormente la habíamos encumbrado. Ni una cosa, ni la otra.
Y por otra parte,en los sueños nada es como en la realidad, a veces por exceso, a veces por defecto. Las cosas cotidianas se convierten en increíbles, fantásticas, o en aterradoras... Hay veces que es muy malo despertar, otras es todo un alivio.

Campanas de Belen dijo...

ah pero no lo expliqué muy bien, es cierto que las personas son lo que son, pero intento decir que "para nosotros son" o en nuestra mente son algo distinto, pero bueno, al final todo es relativo jaja

has visto las definiciones de real, imaginario y sibólico? y el estadio del espejo? es muy interesante...
http://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Lacan

Campanas de Belen dijo...

me faltó decir... definiciones de Jacques Lacan